agosto 21, 2020

11 trucos sencillos para reducir el porcentaje de rebote de tus emails

Tiempo de lectura 11 min
reducir porcentaje de rebote bounce rate

¿Sabías que los correos electrónicos rebotados, es decir, los emails que no llegan a la bandeja de entrada del receptor, tienen un impacto negativo en tu reputación como remitente?

En este artículo descubrirás 11 tácticas de eficacia probada para reducir el porcentaje de rebote de tus correos electrónicos y mejorar los resultados de tu estrategia de email marketing.

Vamos a imaginarnos la situación: un suscriptor se inscribe para recibir por correo información que le interesa sobre tu negocio y, por una u otra razón, no le llega. Esta es una situación en la que todos pierden.

Por desgracia, los correos electrónicos rebotados forman parte de la rutina del email marketing. Puede ocurrir que la gente cambie su dirección de correo electrónico sin notificarlo a las listas de email a las que está suscrita. La cuenta antigua se puede quedar abandonada durante años antes de que la desactiven.

Un porcentaje de rebote elevado puede ser devastador para tu porcentaje general de entregabilidad de emails, por lo que es importante no pasarlo por alto.

No pienses que es una circunstancia ante la que no puedes hacer nada. Si trabajas para mejorarla, aumentarás las aperturas y los clics y tendrás una buena lista de suscriptores con los que comunicarte.

¿Qué es el porcentaje de rebote de emails?

Si te preguntas cosas como «¿Qué es un rebote duro (o hard bounce) en email marketing?» y «¿Cómo calculo mi porcentaje de rebote?», no eres el único/a.

El porcentaje de rebote de tus correos electrónicos incluye los emails que «rebotan» de vuelta a ti (es decir, que no se entregan al destinatario). Cuanto menor sea este porcentaje, mejor, ya que si es bajo significa que los emails están llegando donde deben llegar.

La fórmula para calcular el porcentaje de rebote es simple:

(n.º de rebotes / n.º de emails entregados) x 100 = porcentaje de rebote de tus emails

Por ejemplo, si envías 2000 emails y rebotan 10, el cálculo sería: 10 / 2000 x 100, y obtendrías un porcentaje de rebote del 0,5 %.

Hay dos tipos de rebote (o bounces) de correos electrónicos:

  • Rebote suave (o soft bounce): un rebote suave de emails se debe a un fallo temporal, como un error en el servidor del receptor, falta de espacio en la bandeja de entrada del receptor o un email demasiado pesado.
  • Rebote duro (o hard bounce): un rebote duro de emails se debe a un fallo permanente, como un email enviado a una dirección de correo electrónico no válida, un dominio desactualizado o una cuenta que ya no se usa. En el caso de un rebote duro, en principio, el email nunca llegará al receptor.

Por qué rebotan los emails

Hay varias razones por las que rebotan los emails y es difícil averiguar por qué un correo electrónico concreto no llegó a su receptor.

Algunas posibilidades son:

  • El receptor ya no tiene acceso a la cuenta de correo
  • La cuenta de correo lleva mucho tiempo inactiva o la han borrado
  • El servidor de email está en construcción
  • La bandeja de entrada de entrada del receptor está llena
  • El receptor te ha incluido en su lista de «bloqueados»

En lugar de centrarte en por qué no se entregó un email en concreto, es mejor tener una visión de conjunto de tu porcentaje de rebote y trabajar en mejorarla de forma global.

Por qué es importante el porcentaje de rebote

El porcentaje de rebote (o bounce rate) de tus emails puede afectar a la entrega de todos los correos electrónicos en general. Si se mantiene siempre alta, tu reputación como remitente puede desplomarse de forma considerable.

Cuanto peor sea tu reputación, más probable será que tus correos electrónicos acaben en la carpeta de spam, incluso en la de los receptores que suelen abrir tus emails e interactuar contigo.

Cuando esto sucede, empezarás a notar un descenso en el nivel de interacción, incluyendo menores porcentajes de apertura, de clic y, finalmente, de ventas.

Por ello, te interesa mantener tu lista de correo lo más limpia posible y con direcciones en las que no haya rebotes.

Así te asegurarás de que la mayoría de tus receptores reciben tus correos electrónicos donde los pueden ver y no en la carpeta de spam (o basura) donde probablemente no mirarán.

¿Cuál sería un buen porcentaje de rebote?

El porcentaje de rebote promedio oscila en el 2-5 %, dependiendo de la industria a la que pertenezcas. Si la cifra supera el 5 %, es motivo de alerta y tendrías que hacer limpieza en tu lista de correo o ver por qué están rebotando tantos emails.

Cómo reducir el bounce rate de tus emails

Si has detectado un porcentaje de rebote superior a la media o simplemente quieres reducirlo para optimizar resultados, aquí tienes algunas técnicas para reducir el porcentaje de rebote de tus emails.

1. Doble opt-in

Si usas el doble opt-in con tus suscriptores y confirmas sus direcciones de correo electrónico, habrá menos gente que ponga cuentas de email falsas o inactivas.

El sistema de doble opt-in funciona enviando un email de «confirmación» a un receptor cuando se suscribe a tu lista de correo y no añadiéndolo hasta que haga clic en el botón de confirmación.

Al enviarles un email de confirmación inicial antes de incluirlos en la lista, te aseguras de que el receptor está usando una dirección correcta en la que se aceptan los emails.

2. Limpia tu lista con regularidad

Con el tiempo, tu lista de correo tendrá cada vez más cuentas inactivas y problemas de recepción si no haces limpieza. Como con cualquier cosa, un pequeño repaso de vez en cuando mantendrá tu lista activa y en buen estado.

Empieza por eliminar a los usuarios inactivos y a la gente que lleve tiempo sin abrir tus emails, o también puedes organizar una campaña de retargeting para ver con claridad qué cuentas ya no se usan o no quieren recibir tus emails.

Más información: Cómo limpiar tus listas de email

3. Verifica que tus emails no se clasifiquen como spam

Las estadísticas señalan como spam un 53 % de los emails que se envían en todo el mundo. Lo más probable es que tus emails no entren en este porcentaje, pero hay algunos indicadores clave que los proveedores de email utilizan para identificar el spam y puede que sin darte cuenta estés usando alguno de ellos.

Para enviar correos masivos y no activar el temido filtro de spam, no uses imágenes rotas ni uses en tus correos mensajes que harían saltar las alertas rojas de los detectores de spam. Estos son algunos ejemplos de palabras o frases que es mejor evitar en el asunto del correo:

  • $$$ o €€€
  • Actúa ahora/Llama ahora
  • Ahorra €$
  • Gratis/Urgente
  • Oportunidad de negocio online
  • Mientras duermes
  • Dinero
  • Se tu propio jefe
  • Trabaja desde casa

En definitiva, usa tu intuición para distinguir qué mensajes percibirías como spam al recibir un correo electrónico y evita esos términos y frases.

4. Segmenta tu lista

Segmentar tu lista significa que cada suscriptor recibe solo la información que le interesa y necesita. De esta forma, es menos probable que rechacen tus emails o los marquen como spam.

Una de las formas más eficaces de segmentar es en función de la interacción: agrupa a tus suscriptores más activos en una lista y envíales más emails que a los suscriptores menos activos.

Han mostrado que tus emails son bienvenidos en su buzón y cuanto más fomentes su interacción, mejores resultados tendrán tus campañas de email.

La segmentación basada en la interacción también te permite organizar campañas de retargeting para que tus suscriptores menos activos vuelvan. Esto también puede reducir tu porcentaje de rebote.

5. Déjate ver con cierta regularidad

Todos hemos recibido alguna vez un email de alguien a quien no conocemos (o más bien, a quien no recordamos), y luego nos damos cuenta de que un año antes nos habíamos suscrito a su lista de correo y desde entonces no habíamos tenido noticias suyas.

Recopilar direcciones de correo y luego desaparecer no es buena idea. Tendrás que dejarte ver en la bandeja de entrada de los suscriptores sin abusar, pero con cierta regularidad.

Tener una lista de personas que abren tus emails e interactúan con estos, te ayudará a hacer limpieza en la lista cuando lo necesites.

6. No uses dominios de correo gratuitos 

La mayoría de los proveedores de email marketing actuales recomendamos enviar los emails desde un dominio del que tengas la propiedad. Es decir, no utilizar una dirección de una plataforma gratuita como Gmail o Yahoo.

Enviarlos desde tu propio dominio, como hola@tuempresa.com, corrobora que eres una persona o un negocio real y reduce las probabilidades de que los correos vayan a la bandeja de spam.

7. Realiza pruebas A/B con tus emails

Algunos correos electrónicos tienen mejores resultados que otros. Pon a prueba elementos como la línea de asunto y el contenido del correo para determinar a qué frases o elementos responden mejor tus suscriptores.

La prueba A/B para emails consiste en enviar dos emails diferentes a dos grupos de suscriptores diferentes y ver cuál de ellos tiene mejores resultados.

Sus conclusiones permiten medir y ajustar lo que funciona y lo que no para favorecer la interacción de los suscriptores.

8. Elimina de tu lista las direcciones que den rebotes duros

Una cosa que sin duda deberías hacer es eliminar de tu lista de destinatarios las direcciones que devuelvan los correos con rebotes duros. No tiene sentido mantenerlas porque son incorrectas o inactivas, por lo que los emails nunca llegarán a ellas.

Eliminar las direcciones con rebote duro en cuanto las detectas te ayudará a mantener un porcentaje de rebote bajo.

Con Sendinblue, los rebotes duros pasan automáticamente a la lista negra para evitar que se vuelva a enviar emails a ese contacto nuevamente. De esta forma puedes mantener una lista de contactos activos y conseguir los mejores resultados de email marketing cuando envíes una campaña.

9. Usa un formulario de suscripción con un buen sistema de captcha

Un sistema captcha identifica con rapidez los bots o las cuentas de spam que se inscriben en tu lista de correo. Integrarlo en tu formulario de inscripción garantizará que solo las personas reales que quieran apuntarse a tu lista lo hagan.

¿Te preguntas cómo crear un formulario de suscripción para tu sitio web? Puedes encontrar todos los detalles en esta guía.

10. Ofrece contenidos adecuados para fomentar las suscripciones

Lo más habitual es que los usuarios se inscriban en tu lista de correo tras interesarse por un ebook, un demo u otro contenido gratuito que les ofrezcas. 

Para asegurarte de que los suscriptores que se apuntan a tu lista están ahí por una buena razón y tienen un interés real, incluye contenido de valor que esté muy orientados a tu público objetivo.

Cuanto más se identifiquen con el contenido que reciben, más propensos serán a darte una dirección de correo electrónico activa y, posteriormente, a abrir tus emails.

11. Pide a los suscriptores que te informen de los cambios

A veces la gente cambia su dirección de email. Es probable que ya no tengas la misma dirección de correo que tenías cuando eras adolescente. Para asegurarte de que tu lista incluye cuentas de email activas, pide a tus suscriptores que te informen si hay algún cambio importante.

Por ejemplo, cuando tienen un nuevo trabajo y por ello cambian su dirección de correo electrónico, o si cambian sus datos personales de alguna otra forma.

Con Sendinblue, es tan sencillo como enviar a tus contactos un formulario de perfil actualizado.

Esto ayudará a mantener tu lista de correo limpia, en buen estado y activa, y animará a tus suscriptores a participar e interactuar contigo.

Reducir el porcentaje de rebote SÍ está en tus manos

Aunque a menudo se piense que no es importante o que no hay nada que hacer para disminuirlo, tu porcentaje de rebote o bounce rate puede afectar bastante al envío de todos tus correos.

Si es demasiado alto, tendrá efectos negativos en tu campaña de email marketing y te costará alcanzar los resultados deseados.

Mantenerlo bajo será una garantía de que tu lista de contactos está en buen estado. No olvides los consejos que te hemos dado para reducir tu porcentaje de rebotes y, de esa forma, promover más aperturas de correos, más clics y más ventas.

Para no perderte más consejos de email marketing, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Twitter.

¿Listo(a) para llevar tu marketing a otro nivel?

Elimina el estrés de tu trabajo con una solución diseñada para ti!

Comienza gratis