septiembre 18, 2019

¿Qué es el emailing y cuáles son las buena prácticas a seguir?

Tiempo de lectura 6 min
emailing

¿Qué es el emailing?
El emailing o email marketing es una herramienta de comunicación digital en la que se envía correos electrónicos masivos a una base  de contactos. Estos correos tienen el fin de hacer publicidad como comunicar promociones o dar a conocer un producto o marca.

A lo largo de los últimos años, el emailing no ha dejado de cobrar fuerza como herramienta de marketing eficaz. Pocos dudan ya de que, entre los muchos mensajes que recibimos a lo largo del día, el email es el que tiene mayor potencial para captar nuestra atención.

Por un lado, abrir un correo electrónico es rápido, sencillo y se puede hacer desde multitud de dispositivos. Al mismo tiempo, el email es un mensaje más personalizado y menos fugaz que un banner, una ventana emergente, un tuit u otra publicación en redes sociales.

Sin embargo, encontrar ese equilibrio óptimo del emailing no es sencillo ni se puede hacer improvisando. Enviar correos electrónicos eficaces y una buena planificación son compañeros de viaje inseparables.

En este artículo te damos algunos consejos de mailing para que crees tus campañas con la máxima eficacia.

 

¿Estás lista(o) para crear tus campañas de emailing?

Sendinblue es una plataforma de marketing multicanal que te permite adquirir y retener clientes. 🚀

 

Quiero crear una cuenta en Sendinblue

 

Mejores prácticas en emailing

1) El emailing solo es para el que lo quiere

Lo primero que debes saber es que enviar correos a destinatarios que no han aceptado recibirlos previamente no tiene cabida dentro de la RGPD europea. Por tanto, pedir el consentimiento no es solo una elección sino una obligación legal en toda la Unión Europea.

Además, también es una buena práctica, por no decir la más importante de todas. El spam a contactos que no quieren recibir tus correos generará una reacción negativa que es la antítesis de lo que un buen mailing quiere lograr.

Por eso, recomendamos reforzar esta etapa inicial con el uso del proceso double opt-in de confirmación, consistente en enviar un email de confirmación a un contacto antes de añadirlo a una lista de mailing.

 

2) Cuida tu lista de contactos: está viva 😱

El consentimiento inicial no es más que la primera etapa de una campaña de mailing eficaz. La lista sigue estando viva en todo momento y hay que ocuparse de mantenerla al día.

El siguiente paso es incluir un botón con la posibilidad de darse de baja visible en cada correo. Más que un riesgo, es una inversión a largo plazo para dar forma a una lista de contactos realmente interesados en tus contenidos. Insistimos en que la calidad prima sobre la cantidad.

Después, será importante mantener actualizada la base de datos de contactos en tiempo real. Para ello conviene utilizar un software que la gestione automáticamente.

Para mantener actualizada la lista de contactos también es necesario ocuparse de otros aspectos como los rebotes o la segmentación de contactos .En los siguientes puntos te contaremos más sobre estos aspectos.

3) Olvida el mailing genérico: la personalización es importante

Cada persona tiene sus razones particulares para suscribirse a tu lista de mailing. A algunas pueden interesarles tus contenidos divulgativos, a otras tus ofertas puntuales, etc. Por eso, enviar el mismo mensaje a todas no es buena idea.

Por ejemplo, algo tan simple como llamarlos por su nombre o dirigirte a ellos con el género correcto supondrá ya un cambio en la actitud con la que leerán tus correos electrónicos.

Pero la personalización no acaba ahí: es un trabajo constante para conocer lo mejor posible a tus suscriptores.

Puedes usar distintos criterios para agrupar a tus receptores en función de tu ámbito de actividad y tu público objetivo. Los más habituales son edad, sexo, fecha de la última compra en tu sitio, etc.

Pero si dispones de recursos suficientes, puedes dar un paso más allá y usar criterios más complejos. Por ejemplo, puedes enviar un correo únicamente a los usuarios que hicieron clic en el artículo de divulgación que incluiste en tu última newsletter. Las posibilidades son prácticamente infinitas.

Esto se llama segmentación y, naturalmente, requiere el manejo de grandes bases de datos. Por ello, un mailing eficaz necesita apoyarse en buenas herramientas técnicas para enviar los correos electrónicos adecuados a las personas apropiadas.

4) No descuides el diseño y aprovecha las plantillas

Una vez que el usuario ha leído el asunto y ha aceptado abrir tu email, sigues disponiendo de poco tiempo. Apenas dedicará unos segundos para decidir si el cuerpo del mensaje le interesa y en este caso las apariencias sí importan.

El diseño de un correo electrónico depende mucho del perfil de receptor al que se dirige (sí, cuando la segmentación también es importante para esto), el tono de comunicación de la organización que lo envía y otras muchas variables.

Como empezar a diseñar un email vistoso desde cero lleva tiempo y requiere conocimientos técnicos, una buena práctica es utilizar plantillas de diseño como base. Las opciones son innumerables y están adaptadas a distintos propósitos, como newsletters, ofertas especiales, anunciar eventos, etc.

Además, las plantillas no coartan demasiado la libertad creativa: la mayoría de ellas ofrecen muchísimas posibilidades de personalización.

Por último, aunque muy importante, no debes olvidar el diseño responsive, es decir, el que se adapta automáticamente al dispositivo que use el lector (móvil, tableta, etc.).

En un momento en el que más de la mitad de los correos electrónicos se abren con el móvil, será imprescindible que tus correos electrónicos sean igual de atractivos en este formato.

5) El contenido: conciso y con llamada a la acción

Cuando hablamos del contenido de tu emailing, es buen momento para volver a recordarlo: la persona que lee no va a quedarse mucho tiempo. Olvida los mensajes largos y ve al grano.

Cuando redactes tu correo debes ser conciso y claro. Aunque incluyas elementos emocionales en el mensaje, no olvides lo racional. Deja claro cuál es el beneficio que el lector puede obtener de ese mensaje: leer un artículo, asistir a un evento, aprovechar una oferta, responder una encuesta, etc.

Ten cuidado con las palabras spam como regalo, gratis, mejor precio, gana dinero, visto en TV, etc. En primer lugar, porque al receptor probablemente no le van a transmitir gran cosa. Está muy acostumbrado a esos mensajes y necesita contenido más concreto para mostrar interés.

Además, muchos proveedores de emailing cuentan con filtros que envían directamente a la carpeta de spam los mensajes que abusan de este tipo de palabras.

Como todos los mensajes tienen un propósito, nunca debes olvidar una llamada a la acción o call to action (CTA) para que el receptor tenga claro qué tiene que hacer en todo momento. Necesita saber cuál es el próximo paso para aprovechar el beneficio de tu email (descargarse el ebook, comprar con la oferta antes de que se acabe, etc.) sin necesidad de sobreentender ni averiguar nada.

La llamada a la acción debe ser clara, visible y puede contener incentivos para acelerar la decisión (como «La oferta acaba en 24 horas»).

6) Evalúa tu campaña de emailing y no dejes de mejorarla

Otra de las ventajas del email marketing es su potencial para medir los resultados. Los informes de tus herramientas de email marketing te ofrecerán métricas relevantes como la tasa de apertura de los correos que envías, la tasa de clic en los enlaces que incluyes en el correo (particularmente en las llamadas a la acción), la tasa de rebote (correos que no llegan a los destinatarios), las cifras de suscripciones canceladas o la ubicación de los lectores del correo, entre otras.

Analizar todos esos datos en conjunción con la segmentación de tu público objetivo te aportará información muy valiosa para evaluar tus campañas: qué segmentos de población se interesan en tus mensajes, qué tipo de mensajes tienen mejor acogida, etc. Con esas informaciones tendrás recursos para que tu campaña de emailing no deje de mejorar nunca.

Otro recurso muy útil que no se debe pasar por alto en la evaluación de las campañas de mailing son las pruebas A/B. En pocas palabras, consisten en enviar mensajes diferentes a distintos grupos de receptores y comparar cuál de ellos obtiene mejores resultados.

Una aplicación bastante común es la prueba A/B para las líneas de asuntos de correos electrónicos.

 

A estás alturas, esperamos que ya seas consciente de ello. El emailing es el canal con mayor retorno de inversión, sí. Pero ya has visto que para aprovechar esa ventaja no basta con ponerse a enviar correos electrónicos «a diestro y siniestro». Una buena campaña con correos electrónicos necesita tiempo, dedicación y, por supuesto, buenos contenidos.

¿Listo(a) para llevar tu marketing a otro nivel?

Elimina el estrés de tu trabajo con una solución diseñada para ti!

Comienza gratis